Las obras de construcción de la nueva área de ocio de la Cruz Verde entran en su fase final

Las obras de construcción de la área de ocio de la calle Cruz Verde, en las confluencias entre Doutor Fleming y Xudeus, entra en su última fase. Los trabajos, que fueron supervisados por el alcalde, Ramón García Vázquez, y el concejal de Infraestructuras, Antonio Vázquez Lorenzo, consisten en la creación de un espacio de estancia en el que se instalarán pérgolas, cubiertas y acompañadas en parte por plantas trepadoras, para obtener unos espacios cubiertos que abriguen a las posibles personas usuarias.El alcalde explicó que se instalarán unas pérgolas conformando el perímetro y recordando el espacio construido que siempre fue, pero ahora abierto a la ciudadanía.

En la rúa dos Xudeus, la materialización de esta pérgola intenta representar, en esencia, una vivienda de los judíos, con tres pilares que parecen los tres cuerpos en los que se acostumbran dividir las construcciones de este tipo, y aprovechando el desnivel alcanzar una altura semejante; a través de ella ordenar y disponer las demás piezas.

También desde esta calle se enlazará con una escalera que se continua con una baranda hasta los escalones de madera a modo de balcón, similar a los existentes en las casas agrícolas originales de Betanzos. Al mismo tiempo, estos elementos construidos ayudarán a dejar en un segundo plano las edificaciones recientes que, aprovechando la norma urbanística de la Avda. de Castilla incide en el ámbito del área con una altura que asombra.

Con la misma intención este efecto se acentúa con la iluminación que se propone, ya que cada pérgola llevará incorporada una línea de luminarias tipo “leds” que incidiendo sobre el espacio público, trata de borrar las edificaciones referidas y la medianera del fondo del espacio.

Se colocarán también en el mimo ámbito 11 palos derechos de madera (en honor al siglo XI, ya que la fecha de 1219 es de las madres representativas para la ciudad de Betanzos) que intentan recordar a los palos que se disponían en las fincas del entorno agrícola de la ciudad para el cultivo del lúpulo (en el año 1913 fue aquí donde se plantó por primera vez en la granja agrícola, para el uso cervecero), en un “guiño” a una actividad muy vinculada a la ciudad y cuyos campos y terrenos de cultivo sirven de fondo a las vistas que desde el área se poseen.

El acabado de dichos palos es pintado/coloreado por los que treparán plantas. Se mantiene el árbol existente y aprovechara para plantar dos más del mismo tipo, uno en el borde en contacto con su respectiva calle para darle el efecto referencial y el punto de naturaleza cambiante (tienen un cambio con las estaciones muy perceptible) a ambas calles.

También se eliminan los cableados aéreos que bordean y cruzan el espacio así como el poste donde confluyen y de donde parten para las distintas calles y edificios en un lío complejo, procediendo a su traslado, lo que implicará el enterramiento de las líneas por la acera existente.

 

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará