600 páginas de estudios y un repaso al último año en la 39 edición del Anuario Brigantino que se presenta hoy en el Liceo

 El alcalde de Betanzos, Ramón García Vázquez, presentará hoy viernes, a las 20.30 horas en el edificio Liceo, junto a Luis Gorrochategui, escritor e historiador, profesor del IES Francisco Aguiar y el director del Museo de As Mariñas, Alfredo Erias, la edición del Anuario Brigantino 2016, de 600 páginas, con un trabajo de prospección arqueológica del Grupo de Arqueoloxía da Terra de Trasancos, el mismo que, con sus descubrimientos publicados ininterrumpidamente en el Anuario Brigantino desde 1996, ha logrado una verdadera revolución arqueológica, de la que es muestra palpable la red de rutas de petroglifos recientemente inaugurada en el ayuntamiento de Vilarmaior y promovida por la Fundación Luís Monteagudo. En este número vuelven a sorprendernos, esta vez con grabados rupestres del ayuntamiento de Monfero.

No es la primera vez que el arqueólogo portugués Fernando Augusto Coimbra publica en el Anuario Brigantino. En esta ocasión titula su trabajo, “Arte rupestre e pensamento religioso na Pre-história”, analizando la mentalidad religiosa de pueblos sin escritura, pero que se manifestaron mediante el arte rupestre, en el que sobresale claramente un poderoso culto solar, que se difundió por toda Europa a partir del tercer milenio aC.

Precisamente, Antón Bouzas Sierra, incide en el tema arqueoastronómico con el trabajo titulado “Aliñamentos arqueoastronómicos nos petroglifos de armas da Idade do Bronce”.

José Suárez Otero, el arqueólogo que dirigió la excavación de uno de los yacimientos más emblemáticos de Galicia, el Facho de Donón frente a las islas Cíes, y que resultó ser un santuario del dios Berobreo, publica el trabajo titulado, “El hacha “argárica” nº 568 de Luís Monteagudo: metales, territorios y gentes en la Cultura del Bronce del Noroeste”.

El catedrático emérito de la Universidad de Santiago, Fernando Alonso Romero, uno de los pilares del Anuario y quien más ha publicado sobre la cultura celta en Galicia, nos ofrece el trabajo titulado, “Vestigios de cultos celtas al roble en las romerías gallegas”. El también catedrático de la Universidade de A Coruña, Víctor Alonso Troncoso, nos sorprende con el análisis de un “… relato eumés de las tres fuentes hermanas”, que probablemente sea “un antiguo mito fluvial”.

El profesor de la Universidad Nacional de Irlanda, en Galway, James Duran, nos ofrece el tercer trabajo de los últimos números del Anuario Brigantino, todos ellos de tema lingüístico, relacionando las antiguas lenguas gaélicas con el gallego. Con ello nos está dando, desde el punto de vista académico, un motivo fundamental de unión de los pueblos celtoatlánticos. Su impagable trabajo se titula, “Construcións verbais progresivas en gaélico irlandés e en galego: conexións coa Prehistoria”.

Los arqueólogos Simón Basso y Xurxo Broz publican una memoria arqueológica titulada, “Achado de estruturas arqueolóxicas no barrio da Ribeira de Betanzos”, donde, entre otras cosas nos descubren un peso de ancla, de piedra, que podemos ver ya en el Museo das Mariñas.

Acercándonos a tiempos más modernos, Francisco Martín Ossorio publica el trabajo, “Alfonso Molina: el hombre de los Franco en A Coruña”, que, sin duda, nos ayudará a entender no sólo la figura de este personaje, sino también una parte del contencioso actual del Pazo de Meirás.

Pasando al territorio del Arte, nos encontramos con un exquisito ramillete de poemas del gran poeta gallego Xulio Valcárcel, que titula, “Herdanza do frío”.

Por su parte, el catedrático de Historia del Arte de la Universidade de A Coruña, Ramón Yzquierdo Perrín, publica un muy documentado y muy bien ilustrado trabajo titulado, “Talleres de Tui, Braga y Zamora en la arquitectura románica del norte de Portugal y Galicia”.

La catedrática emérita de Historia del Arte de la Universidad Complutense y presidenta de la Fundación Jiménez-Cossío, Ana María Arias de Cossío, reedita su trabajo, ya publicado por el ayuntamiento de Betanzos en 1996, titulado, “Cossío y el arte popular”. Su fino análisis y su prolija documentación sirven de pórtico al monumental trabajo de Alfredo Erias y Concepción de Barrena-Sarobe titulado, “Museo das Mariñas (V): La Colección Jiménez-Cossío”, que es un catálogo impagable de todas y cada una de las piezas que la Fundación, con la ya desaparecida Natalia Jiménez de Cossío a la cabeza, depositó en nuestro gran museo de Betanzos en 1996. En total, nada menos que 128 piezas (preciosos bordados, encajes, abanicos, etc.), de las que vemos su fotografía en color y todos los datos, no siempre fáciles, que los autores han podido conseguir.

Complementa el arte textil que este año vemos en el Anuario Brigantino, el trabajo de Vicente de la Fuente y Concepción de Barrena-Sarobe, titulado, “Un traje maragato en el Museo das Mariñas”, una pieza muy interesante, precisamente donada recientemente por el que fuera alcalde de Betanzos, con quien por cierto renació el Anuario Brigantino, Vicente de la Fuente.

La doctora en Humanidades por la Universidade de A Coruña, Josefina Sánchez Cons publica un sorprendente trabajo titulado, “Juan Alonso y Canto: Maestro Mayor de Pintura del Arsenal de Ferrol”. Se trata de un pintor y dibujante asturiano del último tercio del s. XVIII, formado en la Academia de San Fernando y que recala en Ferrol en 1802, trabajando aquí hasta su muerte en 1839. Es interesantísima su obra, que vemos bien ilustrada en el Anuario Brigantino.

La periodista, abogada y profesora bonaerense, Aurora Alonso de Rocha, publica una “nota-homenaje” muy interesante sobre “Los Hermanos García Naveira, indianos”, en donde vemos, entre otras cosas, un revelador panorama de la realidad comercial de Buenos Aires en la segunda mitad del s. XIX.

Por su parte, el especialista en relojes históricos, Antonio Pérez Casas, publica el trabajo titulado, “El reloj de la iglesia de Santa María de Verís (Irixoa)”. El doctor en Geografía e Historia y profesor del Instituto Francisco Aguiar de Betanzos, Xosé Luís Mosquera Camba, publica un brillante trabajo sobre el reconocido artista contemporáneo gallego, Manuel Vilariño. Marta González Rodríguez, de familia betanceira y, aunque en su curriculum figura, entre otras cosas, como profesora de Ginecología y Obstetricia de la Universidad de Santiago, publica un sorprendente trabajo titulado, “A poesía galega do século XIX nos xornais de Betanzos”. Utiliza como documentación la página web que hace años Alfredo Erias y su equipo puso en internet: la Hemeroteca Virtual de Betanzos.

El prolífico y muy reconocido historiador de Betanzos, Xesús Torres Regueiro, hace una aproximación a la vida y obra del escritor portugués Manuel Oliveira Guerra en el trabajo titulado, “Oliveira Guerra ao encontro da Galiza”. Clodio González Pérez, historiador y gran etnógrafo de Galicia, publica el trabajo titulado, “Francisco Antonio Espino Rodríguez: funcionario e erudito compostelán (1832-1896)”. Se trata del primer autor que hace una relación de cruces y cruceros. El también etnógrafo, José Manuel Blanco Prado publica el trabajo, “O Enterro da Sardiña na cidade de Lugo (1985-2002)”. Un análisis muy interesante y que afecta a nuestra realidad presente nos la ofrece el ingeniero de Telecomunicaciones, Teniente Coronel y ex-Consejero Técnico del Ministerio de Presidencia del Gobierno, Delfín Mariño Espiñeira en su trabajo, “Riesgos globales ubicuos en España”. En él se abordan las amenazas externas de carácter global que dan lugar a riesgos concretos en nuestro país.

El betanceiro y profesor titular del departamento de Pedagogía y Didáctica de la Universidad de Santiago, Eduardo Fuentes Abeledo, nos deja un conjunto de pequeños trabajos a manera de reflexiones íntimas sobre diversos aspectos de la vida. Se titula: “Con Betanzos siempre presente”.

A partir de aquí, ya nos encontramos con los acostumbrados temas, relativos a las memorias de las entidades culturales de Betanzos y a los Acontecementos do Ano.

Por en medio, aprovechando las páginas iniciales y finales y las divisorias de los distintos apartados, Alfredo Erias hace un homenaje al pintor y político desaparecido precisamente en este 2016, Celestino Poza Domínguez.

Este es, por tanto, un año más, y ya van 39 (para Alfredo Erias como director, 33), el aporte cultural del Anuario Brigantino a Betanzos, a Galicia y mucho más allá.

 

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará